Todas las semanas, un equipo de profesionales realiza el control pediátrico y nutricional de niños y embarazadas que integran el Programa.

Al mismo tiempo los hermanitos del niño en programa realizan distintas actividades en las salas de estimulación a cargo de especialistas en educación, trabajo social y psicopedagogía.

De este modo todo el núcleo familiar se beneficia del programa Conin.